Amanéceme, si puedes


Supongamos que hay un reloj dentro de cada segundo.

Que en el sol, se ocultan multitud de lunas rosas.

Que los días se esconden detrás de las lilas azules o,

que es de noche,

y el amanecer llega con zapatos de charol rojo,

las manos llenas de estrellas

y una trenza en el pelo.

Supongamos, que no pudiésemos suponer,

ni abrir una ventana al mar o,

que estoy a oscuras y mirándote, me atrevo a decirte:


Amanéceme, si puedes



Traductor

Quién



Al silencio de la mujer equivocada,
que piensa que es un beso de amor
el que le cierra la boca.

Quién es quien mueve los hilos de tu sonrisa
y sacude el exhalante aroma de tu perfume.
Quién, cuando el recuerdo da bocados al olvido,
de conocerte, habiéndote ignorado, aún presume.

Quién a tus ojos da de beber para que lloren

y dibuja allí una estrella, donde tus manos no alcanzan.
Quién, cuándo se precipita el cielo hacia lo oscuro,
a ungirte viene, las lágrimas que ayer te regalara.

Quién al fin y al cabo selló tus labios con sus besos
y a tu lado duerme ausente, sin sospechar tus sueños.
Quién, cuándo el escombro de tristezas que descubres
más te ahoga, decide contemplarte, ruin, en tu silencio.

Rocío Biedma


Poema premiado con el Primer Premio en el 
CERTAMEN POÉTICO DOLORES IBÁRRURI "Mujer y Poesía"
 ANDÚJAR CULTURAL 2002 
Y publicado en el Libreto Antológico del
5º Festival Grito de Mujer Jerez de la Frontera 2015