Amanéceme, si puedes


Supongamos que hay un reloj dentro de cada segundo.

Que en el sol, se ocultan multitud de lunas rosas.

Que los días se esconden detrás de las lilas azules o,

que es de noche,

y el amanecer llega con zapatos de charol rojo,

las manos llenas de estrellas

y una trenza en el pelo.

Supongamos, que no pudiésemos suponer,

ni abrir una ventana al mar o,

que estoy a oscuras y mirándote, me atrevo a decirte:


Amanéceme, si puedes



Traductor

              Loba

…-contéstale que sí –le dijo-
aunque te estés muriendo de miedo,
aunque después te arrepientas,
porque de todos modos
te vas  arrepentir toda la vida
si le contestas que no.

(El amor en los tiempos del cólera)
Gabriel García Márquez

Y qué pasa
si me acerco hasta tu piel
y como loba intento,
rozarte en paralelo,
arañarte sin excusas,
descubrirte quietamente,
contaminarme y olerte,
acechar tu plenitud,
reinventarme en tu costado,
sentirme viento y lluvia
y magma en las laderas.


Di, 
¿qué pasa?
si me adentro sigilosa en tu guarida
a protegerme en tus sueños de Demian.

Rocío Biedma

 Poema publicado en la Antología del 
XVI Encuentro de Poetas en Red (Valencia 2017)